Blogia
ANTAGONISTAS

"DECRECIMIENTO: VAYAMOS A MENOS"

"DECRECIMIENTO: VAYAMOS A MENOS"

Autor: Isidro López - Fuente: Ladinamo.org

Uno de los efectos políticos más indeseables de las crisis ha sido generar un enorme consenso social en torno a la necesidad del crecimiento económico y a la validez de cualquier medio para alcanzarlo. En cuanto el crecimiento del PIB se ralentiza vuelven los viejos lugares comunes desarrollistas y cualquier aspiración social o ambiental debe subordinarse, ahora más que nunca, a la reanudación del ritmo de crecimiento. Lo cierto es que todas las pruebas empíricas apuntan a lo contrario: cuanto más crecimiento económico más destrucción ambiental y mayores desigualdades sociales. El decrecimiento es un nuevo movimiento social que reclama nuestro derecho a menguar económicamente, y a crecer políticamente, a partir de una nueva lectura de los puntos fundamentales del programa social del ecologismo clásico. Para descubrir más acerca de este fenómeno hemos hablado con su representante más visible, Serge Latouche (Universidad de Paris XI), y con dos veteranos del ecologismo que, además de haber influido con sus trabajos en su formulación, apoyan plenamente el nuevo movimiento por el decrecimiento: Joan Martínez Alier (Universidad Autónoma de Barcelona) y Herman Daly (Universidad de Maryland).

¿Por que hay que decrecer?

Serge Latouche: El crecimiento infinito es incompatible con un planeta finito. El desarrollo y el crecimiento del consumo descansan siempre en una extracción cada vez más destructiva de recursos naturales no renovables y de una tasa de explotación de recursos renovables que excede la capacidad de regeneración de la biosfera. Además, el crecimiento por el crecimiento se apoya en una adicción al consumo que ya no tiene ningún vínculo con la satisfacción de las necesidades "reales". Hay que dejar de crecer para que la humanidad sobreviva, pero también para recuperar el buen uso de las cosas, renunciar a la ideología del "siempre más" y volver a encontrar el sentido de los límites.

Herman Daly: Cuanto más se acerque el tamaño de la economía a la escala de toda la Tierra, más tendrá que ajustarse al comportamiento físico de ésta. Cuando se produzca ese ajuste estaremos en un estado estacionario, un sistema que permite el desarrollo cualitativo pero no el crecimiento cuantitativo agregado. El crecimiento es "más de lo mismo"; el desarrollo es la misma cantidad de algo mejor o, por lo menos, diferente. Lo que queda del mundo natural ya no puede proveer ni absorber el flujo material necesario para sostener una economía que ya es demasiado grande, y mucho menos una economía en crecimiento. La economía debe ajustarse a las reglas del estado estacionario, buscar el desarrollo cualitativo y detener el crecimiento cuantitativo.

Independientemente de que sea fácil o difícil, tenemos que dirigirnos hacia una economía de estado estacionario porque no podemos seguir creciendo. Lo cierto es que el llamado crecimiento económico se ha convertido en crecimiento deseconómico. La expansión cuantitativa de la economía incrementa los costes ambientales y sociales más rápidamente que la producción de beneficios, haciéndonos más pobres y no más ricos, al menos en los países con altos niveles de consumo. Puesto que los economistas neoclásicos son incapaces de demostrarnos que el crecimiento de los flujos de materiales (consumo de recursos y producción de residuos) o del PIB está haciéndonos más ricos y no más pobres, seguir predicando que el crecimiento agregado es la solución para nuestros problemas no es más que arrogancia ciega.

En los países pobres la cuestión es diferente, el crecimiento del PIB puede incrementar el bienestar si está razonablemente bien distribuido. La pregunta es, ¿qué es lo mejor que pueden hacer los países ricos para ayudar a los países pobres? La respuesta del Banco Mundial es que los ricos deben de crecer tan rápido como sea posible para generar mercados para los países pobres y acumular capital para invertir en ellos. Desde el punto de vista de la economía de estado estacionario, la respuesta es que los ricos deben de reducir sus flujos de materiales para liberar recursos y espacio ecológico para que lo utilicen los pobres y concentrarse en el desarrollo y las mejoras técnicas y sociales que puedan ser libremente compartidas con los países pobres.

¿Quién quiere el decrecimiento?

Joan Martínez Alier: Hay varios grupos de activistas que ya están luchando por el decrecimiento. Por ejemplo, los conservacionistas o ambientalistas preocupados por la pérdida de biodiversidad y el aumento de la población humana, gente preocupada por las amenazas del cambio climático e interesada en proponer nuevos sistemas energéticos renovables, socialistas y sindicalistas que quieren más justicia económica y que entienden que el crecimiento económico no puede aplazar ya las demandas de redistribución, los ecolocalistas y autonomistas neorrurales y urbanos como los okupas, los pesimistas (o realistas) acerca de los riesgos e incertidumbres del cambio tecnológico y los movimientos del ecologismo de los pobres que piden la conservación del ambiente por las perentorias necesidades de su propia subsistencia.

Los movimientos de justicia ambiental y del ecologismo de los pobres del Sur son los mejores aliados del decrecimiento sostenible del Norte. Estos movimientos luchan contra la contaminación desproporcionada de los ricos tanto local como globalmente, reclaman la deuda ecológica desde el Sur, especialmente la deuda por emisiones de dióxido de carbono, están en contra de la exportación de residuos líquidos o sólidos del Norte hacia el Sur, protestan contra la biopiratería; desarrollan acciones contra el comercio ecológicamente desigual; se oponen a la destrucción de la naturaleza y la subsistencia humana en las fronteras de la extracción, y reclaman el pago de deudas socioambientales de compañías transnacionales como la Oxy en Perú, Chevron-Texaco en Ecuador, Freeport McMoRan en Papúa Occidental, Unocal o Total en Birmania...

¿Estamos lejos de decrecer racionalmente?

Serge Latouche: En los niveles internacionales y nacionales las perspectivas políticas inmediatas son muy débiles, sin embargo, a escala local tienen más importancia. Serán cada vez más fuertes bajo la presión de la necesidad, la toma de conciencia de la escala de las amenazas y las aspiraciones a una vida más sana y equilibrada. Hay que tener también en cuenta que algunas medidas muy sencillas y casi anodinas pueden desencadenar círculos virtuosos de decrecimiento.

El cambio profundo requerido para la construcción de una sociedad autónoma en decrecimiento se puede representar por la articulación sistemática y ambiciosa de cambios interdependientes que se refuerzan los unos a los otros. Podemos sintetizar el conjunto en un círculo virtuoso de ocho erres: reevaluar, reconceptualizar, reestructurar, redistribuir, reducir, reutilizar y reciclar. Estos ocho objetivos interdependientes pueden desencadenar procesos de decrecimiento tranquilo, convivencial y sostenible.

¿Decrecimiento o sostenibilidad?

Serge Latouche: El adjetivo "sostenible" se suele utilizar para calificar el decrecimiento. La sostenibilidad es una necesidad de cualquier sociedad humana que quiera perpetuarse, pero no constituye un proyecto social y político movilizador. El decrecimiento es un eslogan provocador que marca la necesidad de ruptura con el delirio consumista y reintroduce el ideal de una sociedad autónoma.

Herman Daly: Puesto que hemos sobrepasado el límite de lo sostenible necesitamos una etapa de decrecimiento. Pero ni el crecimiento ni el decrecimiento (las tasas de crecimiento positivas o negativas) pueden durar en el largo plazo. Ambos deben de ser procesos coyunturales encaminados a alcanzar una escala óptima o sostenible de la economía en relación con el ecosistema. Esa escala óptima debería de mantenerse en estado estacionario durante mucho tiempo.

Joan Martínez Alier: Sabemos que decrecimiento sostenible significa un decrecimiento económico que sea socialmente sostenible. En estos momentos, en 2008, en Europa, estas ideas no son ya nuevas aunque su formulación va mejorando. Lo que es nuevo es el movimiento social por el decrecimiento sostenible, un slogan o "palabra-bomba" inventada en Francia y en Italia, que tiene raíces explícitas en la obra de Georgescu-Roegen. En 1979 Jacques Grine-vald e Ivo Rens, de la Universidad de Ginebra, publicaron una introducción y selección de textos de Georgescu-Roegen con el título Demain la Décroissance [Mañana el decrecimiento] que va ahora por la cuarta o quinta edición y se llama ya simplemente La Décroissance [El decrecimiento]. Este es el origen del uso actual de esta palabra.

Georgescu-Roegen había criticado en los años setenta la idea de Herman Daly (que se remonta a John Stuart Mill) del "estado estacionario", argumentando que no era suficiente para una economía como la de Estados Unidos, que ya consumía en exceso. Era preciso, pues, un retroceso del consumo. Georgescu-Roegen tenía razón. Pero no se puede negar que Herman Daly ha sido un abierto partidario del decrecimiento, aunque el término inglés sea de uso muy reciente. Daly dijo claramente que el crecimiento sostenible era una contradicción, un oxímoron, muy poco tiempo después de la publicación del Informe Brundtland de 1987, y dijo que aceptaría la expresión "desarrollo sostenible" solamente si la palabra "desarrollo" se redefinía (de manera muy extraña) como "no-crecimiento".

 

Cinco puntos para un programa de decrecimiento

Herman Daly

1. Reforma fiscal ecológica. Cambiar la base de los impuestos desde el valor añadido hasta aquello sobre lo que se añade valor, es decir, sobre el flujo material que parte de la extracción de recursos, atraviesa la economía y vuelve a la naturaleza en forma de polución y vertido. De esta manera se internalizarían los costes externos, es decir, se pondría un precio más realista al uso de recursos naturales, y se recaudaría de una manera más equitativa. Los posibles efectos regresivos de esta medida se deberían de corregir con criterios progresivos de gasto público.

2. Limitar los niveles de desigualdad de la distribución de ingresos instaurando un ingreso máximo y un ingreso mínimo. Cuando no existe crecimiento agregado, la reducción de la pobreza requiere una redistribución.

3. Disminuir el tiempo de la jornada de trabajo. Dejar más opción para el ocio o el trabajo personal. Sin crecimiento es difícil proporcionar empleo a tiempo completo para todos.

4. Volver a regular el comercio internacional. Abandonar el libre comercio, la libre movilidad del capital y la globalización y adoptar tarifas compensatorias que beneficien a las políticas nacionales que incorporen la protección de la naturaleza frente a los precios de la competencia "a la baja" de otros países. Tal y como postulaba Keynes, habría que degradar al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial al papel de instituciones encargadas de vigilar el cumplimiento de los pagos internacionales que carguen tasas de penalización para el déficit y el superávit en los balances internacionales. Evitar las grandes transferencias de capital y la deuda externa.

5. Cercar los bienes comunes naturales rivales (escasos) mediante fundaciones públicas que les pongan un precio, mientras se liberan de los cercamientos privados y de los precios a los bienes comunes no rivales (no escasos) de la información y el conocimiento. Dejemos de tratar lo escaso como si no fuera escaso y lo no escaso como si fuera escaso.

Joan Martínez Alier

1. La economía debe decrecer físicamente en términos de toneladas de los flujos de materiales, de consumo de energía, de la Apropiación Humana de la Producción Primaria Neta (indicador que traduce a biomasa todos los consumos humanos) y también del uso de agua. En principio, existe ya un acuerdo social en Europa para que las emisiones de dióxido de carbono decrezcan un cincuenta por ciento en las próximas décadas con respecto a las de 1990. Pero también deben hacerlo otros indicadores físicos de presión sobre el ambiente.

2. Dada la estrecha relación entre el uso de materiales y energía y el crecimiento económico, de hecho, en bastantes países ha aumentado la intensidad material y energética del PIB. Entonces, puede suponerse que reducir las magnitudes de los indicadores físicos llevará también en muchos casos a un decrecimiento del PIB, es decir, de la economía medida crematísticamente.

3. Medir correctamente los aumentos de la productividad. Por ejemplo, si hay una sustitución de energía humana por energía de máquinas, ¿los precios de esta energía que se calculan tienen en cuenta el agotamiento de recursos, las externalidades negativas? Sabemos que en estos momentos no es así.

4. Hay que separar el derecho a recibir una remuneración del trabajo asalariado. Hay que redefinir el significado de "empleo" (teniendo en cuenta los servicios domésticos no remunerados, y todo el sector del voluntariado) y hay que introducir la cobertura de la Renta Básica de Ciudadanía.

5. ¿Quién pagará la montaña de créditos, las hipotecas y la deuda pública, si la economía no crece? La respuesta debe ser: nadie. No podemos forzar indefinidamente a la economía a crecer al ritmo del interés compuesto con que se acumulan las deudas.

Serge Latouche

1. Retornar a una huella ecológica igual o inferior a la de la Tierra, es decir, manteniendo el resto de factores igual, volver a una producción material equivalente a la de los años sesenta y setenta.

2. Relocalizar las actividades limitando el volumen de desplazamientos de hombres y mercancías a escala planetaria y su impacto negativo sobre el medio ambiente.

3. Restaurar la agricultura campesina tradicional, incentivar al máximo la producción local, de temporada, natural y tradicional. Suprimir progresivamente el uso de pesticidas químicos alergénicos, neurotóxicos, inmunodepresores, mutágenos, cancerigenos, disruptores endocrinos y reprotóxicos que pueden provocar la esterilidad.

4. Penalizar fuertemente los gastos en publicidad.

5. Decretar una moratoria en la innovación tecnocientífica, hacer un balance serio y reorientar la investigación en función de nuevas aspiraciones. Se tratará de desarrollar, por ejemplo, la química verde antes que las moléculas tóxicas y la medicina ambiental antes que el determinismo genético o favorecer la investigación en agroecología y agrobiología en lugar de la agricultura industrial y sus quimeras, como los transgénicos. La moratoria debería de extenderse a todos los grandes proyectos de infraestructuras como las autopistas, el tren de alta velocidad o las incineradoras de residuos.

9 comentarios

Pepe López -

Artículo de Antonio G. González.

Correción a un titular.

Hace varias semanas el filósofo Gianni Vattimo corregía en Las Palmas de Gran Canaria un titular de una entrevista de hace un par de años, no porque sus palabras estuviesen mal recogidas, sino porque la situación que describía había ido, a su entender, a peor.
El titular de aquella entrevista a Váttimo en 2008 era «Pensé que esta crisis traería la revuelta, pero la resignación es enorme».
Entonces la crisis apenas comenzaba y al pensador italiano y eurodiputado por Italia de los Valores (el partido de Antonio Di Pietro) le obsesionaba la inaudita aceptación social de lo que, a su juicio, constituían actos de violencia de Estado contra la gente. Se refería Vattimo al rescate sin contrapartidas de bancos privados con dinero público bajo la bandera (bandera tramposa: cierta pero falsa) de salvar «el ahorro de los pobres».
Y le indignaba que si, en efecto, sin esos (u otros) rescates todo el sistema económico se caía por efecto de la financiación de la economía, se estaba formalizando como necesidad «objetiva» la socialización de pérdidas de bancos, de seguros, etcétera.
mucha gente, en pánico ante la perspectiva de perder sus euros, estaba loca por que los bancos se salvaran: que se lo dieran todo.

«La resignación ya no es enorme: es anormal»

Convocado esta vez para hablar de la vida que viene después de la crisis, sus desafíos y enigmas, en la capital grancanaria junto a otras figuras de la filosofía política y otras disciplinas, Vattimo corrigió aquel titular: «La resignación era enorme hace dos años, en efecto. Hoy, la resignación, sencillamente, es anormal».
Como también subrayaron Ernesto Laclau, Chantal Mouffe o bien Jorge Alemán, hacía referencia Vattimo al hecho que SE ESTÁ INTENTANDO SALIR de una crisis económica-financiera, una crisis que no es más que el síntoma de una crisis de época, lo que aboca a peligros de mayor escala, CON EL MISMO MODELO que llevó a ella. Y esto pasa por una convergencia entre intereses corporativos y el hecho de que las instancias políticas, incluso las de orientación socialdemócrata, están pensando la crisis con los mismos criterios de valor que la provocaron.

Esta semana el New York Times publicaba que los principales «hedge funds» (fondos de inversión de alto riesgo) ganaron unos dieciocho mil millones de euros (casi tres billones de pesetas) especulando. Y el Wall Street Journal publicaba el aumento salarial de los directivos de las grandes compañías, incluso de la «industria económica», a pesar de las pérdidas.
Y, mientras tanto, la Unión Europea reclama a sus socios (y no sólo a Grecia, a ésta le pide ya que inmole a los griegos) un nuevo mordisco al Estado de Bienestar: recorte de derechos laborales, sociales, en fin, un clásico europeo hoy. Resignación anormal. Sí.

Pero ¿Porque esta resignación anormal?

El problema es que esta resignación anormal es producto del miedo. La política SE HA VUELTO GESTIÓN DEL MIEDO. Y el miedo reprime. Y el retorno de lo reprimido suele producirse por sorpresa y adoptar las formas más imprevisibles.

Lolo -

No me acepta las tildes.

Lolo -

Cierto, no es directamnete "pro-Ham¨¢sico", pero resulta que es directamente jud¨ªo.

No valen medias tintas. Si dijese la Verdad con may¨²sculas -que solo hay una-, estar¨ªa muerto, pero su mensaje estar¨ªa vivo.

Lamentablemente lo que est¨¢ muerto es su mensaje ni fr¨ªo ni caliente, muerto porque es est¨¦ril y no dar¨¢ nunca el fruto de la Verdad, el fruto que si dar¨ªa un guerrero de Ham¨¢s, el fruto que si dar¨ªa un m¨¢rtir de All¨¡h.

Simplemente es diplomático -

Si fuera directamente pro hamásico, nadie le haría caso. El tío es diplomático pero al menos dice cosas que CASI NADIE se atreve a decir en el seno de la casta política (Lula es otra excepción entre los no apestados...).

Lolo -

"HAMAS es una organización profundamente desagradable, pero fue democráticamente elegida"

Que condescendiente este judío no sionista. Encima habrá que darle las gracias y todo. Es que como solo es judío pero no sionista, es de los "güenos". Patético. Dan ganas de "potar".

Guerra Sionista -

PERSAS says:
March 30, 2010 at 20:27
Prestemos mucha atención a estas palabras de un parlamentario judío en Inglaterra, son aleccionadoras e incluso ejemplificantes para los judíos que tengan un mínimo de sentido común, de inteligencia y de conciencia en algunos casos.

“HAMAS es una organización profundamente desagradable, pero fue democráticamente elegida, y es la única representativa. El boicotear a HAMAS, inclusive por nuestro gobierno,ha sido un error culpable que provoco terribles consecuencias (se escucha mucha aprobación del resto de parlamentarios británicos).El gran Ministro de Relaciones Exteriores israelí, Abba Eban, con quien hice campañas por la paz en muchas plataformas, dijo:

-”Se hace la paz hablando con tus enemigos”.-

No importa cuántos palestinos los israelíes ASESINEN en Gaza, no pueden resolver este problema existencial por medios militares. Cuando y cómo termine la lucha,aún habrá 1.5 millones de palestinos en Gaza,y 2.5 millones
de palestinos más en Cisjordania,que son TRATADOS COMO BASURA por los israelíes,
con cientos de puestos de control, y con el HORROR DE LOS ASENTAMIENTOS JUDÍOS
ILEGALES hostigandolos también. El tiempo llegará, no muy lejos de ahora, donde serán más que la población judía en Israel. Es tiempo de que nuestro gobierno (Inglaterra) deje en claro al gobierno israelí,que sus CONDUCTAS y POLÍTICAS SON INACEPTABLES, y de IMPONER una PROHIBICIÓN TOTAL DE ARMAMENTO A ISRAEL, (aprobación de los parlamentarios), y
es tiempo para la paz, pero paz verdadera, no la solución a través de CONQUISTA, que es LA VERDADERA META DE LOS ISRAELÍES, PERO QUE LES ES IMPOSIBLE CONSEGUIR. ¡NO SON
SIMPLEMENTE CRIMINALES DE GUERRA, SON IDIOTAS!.”

Parlamentario británico judío Sir Gerald Kaufman
-en su discurso ante el Parlamento Británico en el año 2009 a consecuencia de la invasión y genocidio de palestinos por el ejército de ocupación israelí en la franja de Gaza.-

De estas palabras se pueden destacar puntos de interes, como que se reconoce internacionalmente que Israel tiene como fin la conquista, es decir, el sometimiento y la aniquilación física del Pueblo Palestino
por el camino de las armas, bien en confrontación bélica de un ejército contra la población civil (que algunos se organizan en grupos como
Hamas, pero que no dejan de ser civiles mal preparados y mal armados), ó bien por la vía del asesinato de civiles por medio del Mossad, que
no deja de ser un grupo organizado para el crimen y la tortura, aunque se le quiera dar el rango de una institución de inteligencia de un país.

Otro punto importante es que se reconoce la legalidad y la legitimidad democrática de Hamas, como representante de la Nación Palestina y por lo tanto, como el interlocutor válido para la conversación y acuerdo de paz.
Al mismo tiempo, se reconoce que a esa organización y gobierno palestino, son boicoteados arbitrariamente, incluso por el gobierno británico,y así se genera una injusticia internacional por los gobiernos occidentales y
algunos de Oriente Medio, al privar a un pueblo de voz y voto en los organismos internacionales.Sólo se escucha a una parte del conflicto que es justamente la agresora, Israel, por tanto se ayuda a esa parte y no se escucha a la víctima agredida, Palestina y su Gobierno; que hoy es Hamas pero mañana puede ser otro u otros los partidos que lo compongan y no por ello tiene que ser unos representantes títeres, manipulados por Israel o EE.UU. ó difamados y asesinados si no son del gusto de Israel.

Otro punto que se admite por el parlamentario británico, es que el trato de los israelíes hacia la población de la Nación Palestina es inhumano y
que termina en muchos casos en la tortura y el asesinato; bien en los puestos de control o bien a manos de colonos judíos “justicieros” que
asesinan a todo palestino que se les cruce en sus campos robados,”por si acaso”, “no fuese a quitarme una naranja”,es decir, por mezquindad del día a día, peligrosísima si sabes que eres extranjero en tierra robada y encima tienes armas y licencia para matar por los dirigentes de tu grupo
racial,el judío,que verán con agrado que impones la ley de los israelitas y no tendrá consecuencias el asesinato de “basura palestina”, de los
ciudadanos de segunda, de “la escoria que nos quiere robar y matar por ser judíos”. También, dentro de ese mal trato están los toque de queda, que si apartir de determinada hora asomas tu cabeza por la ventana te asesinan. Sobre todo la tortura y el asesinato se masca en ciudades sitiadas,es el rito sanguinario de los judios en las ciudades que toman como rehenes, por ejemplo Nablus; casa por casa entran y cierran la puerta,lo que sucede ahí dentro durante unas horas sólo lo sabrá un reportero o un internacional de la cruz roja si por casualidad pasa ese día, si le dejan. Sólo los llantos, gritos de dolor, de impotencia y rábia y los jipidos de los últimos estertores de vida de los torturados de esa vivienda revelan la atrocidad.

Esos hechos están documentados ha disposición de todo el que lo quiera investigar, están en documentales y escritos valientes en la Red, lo saben los gobiernos occidentales,lo sabe Naciones Unidas, y calla con vergüenza.
Otro aspecto de la barbarie es cuando llegan los soldados israelíes a las granjas y tierras de los pocos palestinos que las conservan y les cortan
los árboles frutales con las motosierras dejandoles en las miseria y la improductividad y si resisten les bombardean la vivienda con pelotas de goma o a balazos directamente o cuando menos utilizan gas lacrimogeno, sin
importarles a los judíos que pueda haber ancianos y niños dentro de las casas; cuantos agricultores han sido detenidos por las patrullas israelíes para ser humillados y apaleados en mitad del campo a unos kilómetros o ser internados por largas estancias de tiempo en prisiones a la espera de ser arruinados con multas en juicios arbitrarios del régimen de ocupación israelí.

Otro punto a destacar del llamamiento de Sir Gerald y que es la principal revelación de la verdad de lo que ocurre, tratase de que en realidad al ejército israelí y a su grupo dirigente constituído en un llamado gobierno se le permite hacer, se le consiente hacer, se calla en todo lo que hace y sobre todo,sobre todo,se le arma para que ejerza la matanza del día a día al igual que cuando toca genocidio colectivo de palestinos y entran en la franja de Gaza hasta con los F16. Utilizar aviones F16 contra la población civil es ya de por sí un crimen de guerra imperdonable que debiéra ser tratado en un Tribunal Internacional como Crímen Contra La Humanidad; si
añadimos que las bombas que se lanzán son de fósforo, prohibídas de forma tajante en los acuerdos de Ginebra; las de tipo Bunker -de las más salvajes y destructivas en la actualidad- y de racimo, bueno, es insalvable la situación que espone a Israel como un país y un régimen genocida. Se debe entender que puesto que Sir Gerald habla ante el Parlamento de Inglaterra, es Inglaterra quien consiente las situaciones descritas y proporciona el armamento a Israel -entre otros paises claro está- pero a Sir Gerald Kaufman le corresponde pedir explicaciones a su gobierno y con conocimiento, valor e inteligencia lo hace.

Como buen judío (que me disculpe el estereotipo, se lo han ganado a pulso), Sir Gerald hace cálculos estadísticos y razona que el índice de población de la Nación Palestina será en breve exponencialmente superior al de la población israelí, concluye por tanto que la guerra de conquista de Israel está a la larga perdida, a no ser -eso se deduce facilmente del tono del
discurso, comprendamos que no todo se puede dicir en un Parlamento- que el ejército israelí se dedique a cometer genocidios colectivos continuamente o implante programas de esterilización por cualquier medio, el radiactivo.
También podría considerar la barbaridad de bajar la mayoria de edad de los que hoy ya son los objetivos a aniquilar, los niños, pero no ya como
“daño colateral” sino como la eliminación de un objetivo adulto, que tuvo la osadía de lanzar una piedra contra mi tanque y estropeó la pintura.
Lo cierto es que Sir Gerald contempla y prevée que será lo primero, osea, el genocidio colectivo armado y por ello pide que cese la venta de armas
a Israel de forma total. No se debe armar hasta los dientes a gentes que se sabe que tienen sometida a esclavitud a toda una Nación que es extraña a ellos, que invadierón en 1948 con la colabaración armada de Inglaterra bajo una mentalidad colonialista, usurpadora de la integridad territorial de Palestina y con estrategias terroristas.

Lo cierto es que Israel crée que cualquier medio es adecuado para la guerra de conquista contra los “rebeldes” palestinos. Quien generó engaños de crímenes supuestamente cometidos por otros en el pasado contra los judíos, en su adentro porta el monstruo; la capacidad de inventar, difundir la difamación y por tanto del poder de implementar y actualizar el horror es de los judíos, de hecho, está ocurriendo; porque no es lógico que se cometan las mismas atrocidades contra un pueblo -el palestino- que las supuestas primeras víctimas -los judíos- padecierón supuestamente hace 70 años y que ahora esas supuestas primeras víctimas las ejerzán reeditadas sobre terceros -los palestinos- 70 años después. Aquí o todo lo que ellos dicen que se les hizo fue y es mentira ó los judíos, hebreos, israelitas, sionistas o como se quierán denominar tienen a nivel colectivo en Israel un verdadero problema patológico-hereditario que exige un tratamiento psiquiátrico urgente que incapacite a todo su ejército, como a su gobierno para andar sueltos por la calle, por ser un peligro real y armado para la Humanidad. Pero como se les observa lúcidos, integrados y despiertos en los asuntos de la Historia y de las relaciones internacionales se entiende que no están locos sino que desgraciadamente para ellos mismos, son así de criminales e irresponsables.
Sir Gerald Kaufman los define oportunamente:

“NO SON SIMPLEMENTE CRIMINALES DE GUERRA, SON IDIOTAS.”

Quien sólo ve enemigos en todos los que no son judíos y no se somete a sus caprichos e intereses; quien difama, tortura y mata a día de hoy a los Palestinos, son los judíos y además en la más baja y deleznable forma, con humillación y regocijo, con crueldad gratuita e intolerable. Hoy el mal, denominado Estado de Israel es un tirano, con pensamientos criminales y actos genocidas, donde van a parar algunos judíos buscadores de fortuna que en sus paises de origen no destacan socialmente y en Israel pueden hasta mandar sobre la vida o la muerte de otros seres humanos.

El ÚNICO HOMBRE QUE DESARROLLO UN PLAN EFECTIVO PARA LA CREACIÓN DE LA BOMBA NUCLEAR Y LO BRINDÓ A EE.UU. PARA QUE SU EJÉRCITO ANIQUILASE A CIVILES, NIÑOS, MUJERES, ANCIANOS, GENTES INOCENTES EN DEFINITIVA FUE UN JUDÍO, SABÍA QUE SE UTILIZARÍA DE INMEDIATO Y COMO CASTIGO POR SER JAPON UNA NACIÓN INTEGRA Y NO RENDIRSE CUANDO SE LO EXIGIERÓN -debio ser eso lo que le excitó, el castigo, ya que los judíos son dados a la represalia y al castigo, tanto de animales en forma cruenta como de sus enemigos – los
palestinos son el ejemplo- A CAMBIO TAL JUDÍO OBTUVO BENEFICIOS PERSONALES Y ESTATUS EN SU NUEVO PAÍS, AL FINAL Y COMO BURLA SACÓ LA LENGUA AL MUNDO.

A todos los tirános les es necesario al final pasar por graciosos e inocentes criaturas, ejemplo, la despedida de Buhs y su chiste de mal gusto con las supuestas bombas no encontradas ni en Irak, ni debajo de la Casa Blanca, ni en su despacho, “quizá esten aquí debajo”, dijo entre cínicas risitas a su público refiriendose al estrado desde el que hablaba; en su última reunión multitudinaria de agape, carcajadas y congratulación por la masacre cometida en Irak y los beneficios que se están obteniendo y todo gratis.

Son los inmigrantes de segunda y tercera generación, los “latinos”, los que a cambio de un dudoso reconocimiento de “americano de pura cepa”, “de los de verdad”, casi de los de la “Conquista del Oeste” y una pequeña pensión pierden sus piernas, sus brazos y sus vidas por la defensa de los mismos que antaño explotarón a sus padres, por los que ahora les cierran la frontera con alambradas y muros, por los que ahora les mandan a Irak a morir.También, hacen la guerra con gusto los llamados “negros” por el blanco de siempre de Boston o Texas, esas gentes de color que antaño fuerón esclavos y que hasta los años 50 del siglo pasado, sea hace 55 años no les estaba permitido ni la entrada a un Café ni el asiento en el Bus (vueltas que dá la vida); también va al frente algún chico blanco sin futuro, esos que son considerados como “basura blanca” que duermen en carabanas en la cantidad de 5 millones de éstas, esos chicos blancos descendientes de los inmigrantes polacos y muchos irlandeses que iban a EE.UU a matar el hambre y morir en la guerra contra el Sur. Todos ellos pobres, los más humildes, han sido y son la carne de cañon de Buhs y Obama. Son esas gentes los que se créen algo que no son,
ni serán jamás; los mismos que repiten la frase hecha en el cuartel, a saber, que Irak es un país de gentes que viven atrasadas y que no son nada, ahora lo dirán de Iran; pero la realidad es que en EE.UU. hasta hace unos escasos días no tenían concedido a la población ni el derecho a la Sanidad Universal, esos mismos ignorán quién fue el Gran Ciro de Persia, y no disciernen que prueba de que Iran es un Pueblo a la vanguardia de todo es que lo que ahora se discute en los foros internacionales es su adelanto en la energía nuclear para fines civiles. Esos, los mismos que por ser en EE.UU. lo más bajo de la escala social en muchos casos, hablamos ya de delincuentes, son los que por lo general, están violando a las mujeres, robando y matando por placer en Irak, salvo algunas honrosas excepciones. Esos hijos de inmigrantes y descendientes de esclavos son los que se créen más americanos que los Padres Fundadores USA, claro que aquien le importa lo que piensen, se les envía a matar.

Sir Gerald Kaufman, es Sir y miembro del Parlamento Británico, su opinión es importante, relevante, es una opinión valiente en los tiempos que se dá, sus declaraciones fuerón hechas por el Genocidio de Gaza en diciembre del 2009 y enero del 2010. Posiblemente arriesgó su prestigio entre los suyos pero créo que no su prestigio social que aumentaría bastante.
Su posición social no es cualquier cosa, sino la de un hombre establecido en la cúspide de uno de los países que determinan el curso del mundo, para mal de nuestro mundo como se ve por lo que dice. Sir Gerald no es el judío de baja extracción social lleno de prejuicios, aunque sus origenes pudierán haber sido humildes; no hablamos del judío obcecado y charlatan, aunque relate vicisitudes del pasado para justificar su posicionamiento y que concatenará con el Holocuento propio de su condición e intereses; no hablamos de una mala persona (que me corrija quien más sepa), ó de una persona sin criterio que a ratos es la víctima del universo y en otros el verdugo del mísmo. Sir Gerald no puede estar a la altura de quienes él denomina como “criminales de guerra” en Israel y por ello les denuncia y repudia; he así el ejemplo de un judío con honor y valentía que también los habrá, uno en cada siglo almenos.

ESTE COMENTARIO SE PUEDE DIFUNDIR EN OTROS FOROS BAJO EL AVATAR DE QUIEN
LO HAGA, LO IMPORTANTE ES LA IDEA. SE PIDE QUE SE HAGA EN SU TOTALIDAD, PARA QUE NO PIERDA SU SENTIDO EL TEXTO.

Antagonistas -

Desde luego que el control poblacional es necesario, el problema suele ser qué "criterio" se sigue.
El neocapitalismo de guerra tiene el suyo: y lo estamos viendo y lo sufriremos todos tarde o temprano.
Exportan guerra. Exportan deuda. Exportan democracia. Exportan mierda.
Pero los Pueblos -al final- son más fuertes, más sabios, más implacables; y devolverán con creces estas "exportaciones" no deseadas e indeseables de una forma terrible, terrorífica, justa y sin contemplaciones.
Dado que el mundo es redondo, todo lo que va termina volviendo.
Es una ley de hierro tanto de la fisica como de la historia.
Al tiempo.

Lolo -

Como dijo Hugo Chávez recientemente en la cumbre climática de Copenhague, "no cambiemos el clima, cambiemos el sistema. Y por defecto entonces cambiará el clima".

Ocurre que para cambiar el sistema, mucho me temo que la estrategia de acción serena que propone Latouche es una utopía. En cuanto este movimiento comenzara a cobrar importancia vendría la acción sutil-represiva del sistema que no dejaría otra salida mas que la acción violenta, a nuestro pesar.

En lugares como Gaza, dónde se ha plantado cara al sistema de forma real, sin jugar a ser hippys, vemos como se manifiesta el fonómeno violento en su mas alto grado.

También opino, que con una economía basada en valores éticos, sin interés, con un dinero verdadero que no fuese mercancía, el decrecimiento necesario afectaría en menor medida a la población. Pero para que esto ocurra, insisto, comparto la visión de Alain De Benoist, si es cierto que cree necesaria una guerra, seguramente una gran guerra.

Juan Suárez -

Precisamente ayer leí la primera parte del libro de Alain de Benoist Mañana el Decrecimiento, que trata de este tema con abundates citas de estos autores y una presentación histórica de la evolución, pasando por el Desarrollo Sostenible. Por supuesto la sustentación principal es de una lógica aplastante, no puede haber crecimiento infinito sobre recursos finitos. Pero me quedó un regusto amargo por dos aspectos. El primero lo presenta el propio de Benoist indicando que el capitalismo puede buscar una salida a esta situación por el método que utiliza llegado a estos extremos, que es una nueva guerra. El segundo es una reflexión propia que se puede debatir en este hilo. Hasta el momento el crecimiento de la población humana tiende de igual manera a infinito. Dado que los recursos son finitos, para alinearlo ¿debe el decrecimiento aplicarse también a la población? Salvo error mío no me ha parecido que de Benoist entrara en ese aspecto. Un saludo.